Seguidores

9 de septiembre de 2010

Huelga en el circo.






Cansadas de que todo el mérito lo llevaran los tigres, las pulgas acróbatas se pusieron en huelga. No acababan de comprender por qué no se les reconocía su trabajo y deseaban ser tratadas por igual... ¡A ver quién las sustituiría en el número de atravesar el arco de fuego a lomos de los felinos haciendo piruetas!.

9 comentarios:

  1. Esta pequeña historia participa en la reunión de micros de "Diario de Anonima Mente", que en esta ocasión tiene de tema "EL CIRCO"...buenas reuniones las de dicho blog.

    ResponderEliminar
  2. Siempre me han hecho mucha gracia las pulgas acróbatas, es de lo que más me gusta del circo, sin duda!!!

    ResponderEliminar
  3. Hola Anita ahora me paso a verte que creo que también participas.

    ResponderEliminar
  4. Pues es una historia cortita y graciosa.
    Besos wapa.

    ResponderEliminar
  5. Yo nunca ví a las pulgas acróbatas me contentaba con admirar a las garrapatas malabaristas.
    Simpático posteo.

    ResponderEliminar
  6. Los pequeños tienen todo el derecho a reivindicar lo suyo, claro que sí.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. ¡Ya va siendo hora de que se las mire de igual a igual! Metafóricamente hablando, ¿no pasa algo semejante el la vida real?
    Besos con mimo.

    ResponderEliminar
  8. Ha quedado gracioso el micro, es el que más ternura me ha despertado. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Justo en el punto. Me hace sonreir.Saluditos Su.

    ResponderEliminar